5 jul. 2011

Sudestada

Montevideo es mi futuro eterno
Dramaturgia y dirección: Mariano Tenconi Blanco
Viernes a las 23
Teatro El extranjero

La obra se basa en un hecho puntual: el asesinato del agente de la CIA Dan Mitrione a manos de los Tupamaros, en 1970. El dramaturgo Mariano Tenconi Blanco (1982) sorprende en Montevideo es mi futuro eterno, la primera entrega de "Canciones de Amor para hacer la Revolución" con una mirada crítica no exenta de sarcasmo. Con elementos de la comedia y el musical, la obra tiene un relato de contenido político profundo aunque desde un punto de vista distinto, el de un director joven que trabaja desde la hondura del tema por un camino que elude el planfleto y los lugares comunes.

Una escenografía despojada, tan solo una alfombra que dice "Montevideo", es el ámbito donde Luciano Ricio, Mariano Stolkiner y Merlina Molina Castaño se permiten romper el tiempo cronológico del acontecimiento para detenerse en cuestiones humanas, mundanas, que hace a los personajes tan cercanos como entrañables. Así, Más -un oriental campechano y algo tosco- va en busca de la revolución en bicicleta; Francisco -un argentino que quiere ser más uruguayo que todos los charrúas- es fanático de las telenovelas, canta boleros y le declara su amor a Ludmila, una locutora del canal 4 de Montecarlo.
La presencia de dos músicos en vivo (Santiago Johnson e Ignacio Llobera) permiten a Ricio, un artista con un carisma notable, establecer un vínculo con los espectadores que se mantiene intacto de comienzo a fin, con la tensión a lo largo de esta pieza que ocupa el escenario de El extranjero, en el barrio del Abasto.
M.M.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario