28 jun. 2010

Bicentenario

Un hombre aislado puede ser valiente.
La multitud es cobarde, quizá por economía.
Rafael Barrett
Por Carlos Penelas
Acabo de regresar del taller de Juan Manuel Sánchez. Esta mañana fuimos a caminar por las calles de Buenos Aires. Miramos edificios, leímos rostros, infancias. Hablamos de compañeros muertos, de los bellos senos de una adolescente, de las caderas de ciertas hembras maduras, de las nalgas de una señora latinoamericana. Recordamos páginas insurrectas de pensadores del siglo XIX, poemas, pinturas, films. Nos mofamos de las nuevas tendencias artísticas, del negocio de las ferias del libro y de las ferias de arte, de la impudicia de nuestros políticos, de la imbecilidad repartida sin escollo. También hablamos de su exilio y del mío. El suyo, en España y en Canadá; el mío, interno. Hablamos de proyectos, del populismo que todo lo ahoga y todo lo confunde. Hablamos del Decamerón de Boccaccio y del Decamerón negro de Leo Frobenius. También lo hicimos de las cátedras pedantes e insoportables de la infatuada. De la Iglesia y de los militares, de los sindicalistas que viajaron a ver el Mundial de Fútbol y del negocio de la pelota. Todo cierra para el imperialismo, todo cierra para la explotación. Laboratorios, botox, pedofilia, Calafate y barras bravas.
Pobreza intelectual, pobreza de espíritu, pobreza de pan. Señalamos lo que nos cuesta desmitificar el arte contemporáneo, el ocultismo, la trivialidad. Lo efímero y lo oscuro en lo político, en lo educativo. La influencia fascista disfrazada de revolucionaria en galerías, diarios y publicaciones. Los discursos militaristas y barrocos, las peroratas y las ínfulas de gobernadores tragicómicos, análisis paupérrimos de intelectuales comprados o alquilados desde el Estado, la fragmentación del periodismo, el talento comercial para engañar y desvirtuar. De lo que fue deporte y ya no lo es. De los comentaristas supuestamente amplios y comprometidos que denuncian parte y lo otro lo gastan en habanos. De los comprometidos a último momento, de los que traicionan lo traicionado. “Ya no existe la izquierda, ahora se llaman progresistas”, me dice con ironía. “No existe izquierda”, le digo. Recordamos los crímenes del stalinismo, le hablé del documental que me emocionó la semana pasada: Francisco Boix, un fotógrafo en el infierno, de Llorenç Soler. Avanzamos por calles y laberintos sociales. Y nos sentamos a tomar un café en un lugar histórico, que por supuesto, dejó de serlo.
En el taller de Sánchez estuve mirando y sintiendo la obra que está a punto de finalizar: Bicentenario. Es, para simplificar, una familia en la calle. La pintura de uno de los creadores del Grupo Espartaco vuelve, regresa con otra paleta, con otro tono, con otra sensibilidad. Pero sigue allí. La miro en silencio, lo miro a mi querido amigo. Me indica líneas, una pintura fresca. Una obra del ser, de lo interior, del compromiso. Ambos vemos lo que muchos no quieren ver, lo que muchos disfrazan, lo que muchos necesitan callar. “¿Cómo se va a llamar?”. “Bicentenario”, me dice. Allí el hombre con la cabeza baja, la mujer en un primer plano; nos mira. Y los hijos. Encerrados todos en un espacio de mutismo. No las fábricas de los años sesenta o setenta, no los obreros con los puños cerrados, no las manifestaciones que nos emocionaban en pinturas imprescindibles de Carpani, Mollari, Elena Diz, Sánchez, Sessamo, Di Bianco, Venturi, Butte… No más miradas amenazantes ni puños ni gestos airados. No más insurrección, bronca o mirada ética. No más campesinos, paisajes fabriles, trabajadores industriales. “Los artistas no podemos permanecer indiferentes…” decían en el Manifiesto de 1959. “El manifiesto hincaba en que teníamos que ser pintores. Todo eso que vivíamos para no caer en un panfleto”, insiste Juan.
Una vigencia indeseada la de Sánchez. Una pintura que comparto, que elevo sobre la hipocresía y la falsedad cotidiana, sobre la corrupción y el engaño de mercaderes y usureros. Que roban, que mienten, que engañan. Una pintura donde la imagen nos trasforma en el otro. “No la pinté para que quede en el taller. Quiero exponerla. No sé dónde.” Lo escucho, lo escucho desde la sonrisa de nuestras miradas, de nuestros silencios. Nos comprometemos con el pasado y con el futuro. Con alegría, con destino de creación. Sobre la mesa del estudio está mi nuevo libro de poemas, Antología personal. “Seguimos, Juan Manuel, seguimos”.
Mientras regreso a mi casa pienso que no le confesé algo. Quise decirle en un momento: “Seguimos siendo exiliados, viejo. En realidad siempre lo fuimos”. Pero no le dije nada. Tal vez porque no es del todo cierto, tal vez porque en unos meses cumple ochenta años. Y es un ejemplo de vida, de honestidad, de vigor. Da gusto tener un amigo así. Inteligente, crítico. Sobre todo en el Bicentenario, donde la gente parece ser feliz y necesita creer lo imaginario. Absurdo, banal, irrelevante. Como todo ser humano que se precie.

Buenos Aires, junio de 2010
Ilustración: Paisaje fabril (Juan Manuel Sánchez, 1965)

18 jun. 2010

Sólo Hinchadas, la revista barrabrava



El marketing y el negocio del fútbol crecen día a día. Lo vemos en el Mundial con jugadores que son estrellas en el campo y en los medios: promocionan teléfonos celulares, bancos, lácteos y hasta sitios web dedicados al pócker. Les siguen en la cadena los representantes, dirigentes y clubes. Ahora llegó el turno de los barrabravas de Hinchadas Unidas Argentinas (HUA) quienes lanzaron a la venta la revista Solo Hinchadas, una publicación de 46 páginas, a todo color y en papel ilustración, que cuesta doce pesos.

Esta idea completa la parábola que inició en la década del ochenta José Barrita con la Fundación Jugador Nº 12 y que más tarde perfeccionó Rafael Di Zeo con los paquetes turísticos que incluyen el tour Pura adrenalina, un domingo con extranjeros en el centro de la bandeja del medio de la Bombonera, además de las clases magistrales para barras españoles, colombianos y mexicanos. Lejos, muy lejos quedó la pretendida mutual Casa del hincha que pregonaba Carlos Alberto de Godoy, el Negro Thompson, que lideró la hinchada de Quilmes y murió en el penal de Devoto en 1989.

El puntero peronista Marcelo Mallo, creador de la ONG Hinchadas Unidas Argentinas, es el director Solo Hinchadas y la producción es de Chipre S.A. International Consulting, una empresa que en la red social Facebook se define como "un multimedios integramente dedicado al fútbol de ascenso. Nuestra misión es mantener informado al público de todas las categorías menores, para esto contamos con un programa de tv, una radio, una revista y una página web". La señal Telemax emite el envío los miércoles a las 23 con la actualidad de las categorías menores de AFA; en la emisora Radio Argentina sale la tira deportiva de lunes a viernes a las 18.

Su contenido replica algunos artículos del mensuario Pasión x el Ascenso editado por la misma firma, que en su primer número publicó un reportaje al músico Fidel Nadal, ilustrado con fotografías en el campo de juego del nuevo estadio de Independiente. En la edición de junio incluyen una entrevista con el presidente de Armenio Noray Nakis, señalado como el contacto de la Asociación del Fútbol Argentino con HUA, bajo el título “En el ascenso las cosas van a cambiar”.

En el sumario de Sólo Hinchadas –que rememora a la revista que dirigió Eduardo Martoglio– incluyen entrevistas a Ricardo Caruso Lombardi, entrenador de Tigre; Néstor Ortigoza, jugador de Argentinos Juniors; César Carranza, figura de Godoy Cruz; Matías De Federico, ex Huracán; al cantante bailantero El Polaco, al actor Coco Silly y la señalada sobre Fidel Nadal. Hay producciones fotográficas de las barras de Independiente y Huracán; también fotografías de las tribunas de Vélez, Morón, Lanús. Gimnasia y Esgrima La Plata, Rosario Central, Chacarita Juniors y Colón de Santa Fe

Hay también un reportaje a Gustavo Ordoñez, el “chofer de todos”, quien transporta a las barras hasta los estadios; Miguel, el jefe de la hinchada del Deportivo Laferrere, cuenta que sortearon un automóvil y una moto para financiar el viaje a Sudáfrica y textualmente dice: “nosotros apoyamos el proyecto Hinchadas Unidas, desde los comienzos, mira con el 89% de las hinchadas que viajarían está todo mal, incluso hasta con muertes de por medio, pero tenemos códigos y aprendimos a convivir, ojala sea el primer paso para acabar con la violencia en el fútbol de ascenso…”

Emiliano Tagliarino, de Huracán, vocero de HUA y uno de los primeros deportados por las autoridades sudafricanas durante el Mundial, cuenta su viaje a ese país hace meses cuando no tuvo inconvenientes y gestionó el alojamiento y la logística para sus compañeros. Escribe: “Vamos Argentina que este es el año, no nos podes fallar. A los que viajan les digo, muchachos vivamos un mundial en paz, mostrémosle al mundo lo que es una fiesta en la tribuna y mostrémosle a los que se quedan acá, que podemos convivir con nuestro rival, tomemos el ejemplo de Nelson Mandela, el cual a su rival de toda la vida, a su opresor, al que violaba y mataba a sus mujeres, cuando llego al poder, no los persiguió y los mato, los abrazo y los integro a la misma vida del pueblo sudafricano y lo hizo a través del deporte y en un estadio al que vamos a concurrir, fue en 1925, no fue hace 60 años, si el pudo, nosotros también. Las cartas están echadas sobre la mesa, ahora solo resta jugar nada mas, porque al fin y al cabo “esto es solo un juego”.


13 jun. 2010

Diario Perfil, 12 de junio


JUSTICIA EN EL RESULTADO

Sudáfrica y México abrieron el torneo con una atractiva igualdad


Marcelo Massarino

Sudáfrica y México quedaron a mano con el empate en uno y abrió el Grupo A, porque el local tiene una luz de esperanza gracias al punto que logró en este partido inaugural. Por el contrario, México tendrá que asimilar el golpe y Javier Aguirre, su entrenador, deberá explicar a sus jugadores en el pizarrón cómo reflejar en el resultado un dominio en el juego. Antes del encuentro, en el estadio Soccer City de Johannesburgo, se vivió una fiesta inaugural tan austera como conmovedora. Con ese espíritu, los Bafala Bafala salieron al campo de juego: pese a sus escasos recursos técnicos, tienen una voluntad inquebrantable para buscar un lugar en la historia de los mundiales.


La nota completa en la edición impresa y en Perfil.com

10 jun. 2010

Diario Wiener Zeitung, de Viena


Violencia y política en el fútbol argentino
Un artículo que firmo junto a Thomas Zsifkovits sobre los barrabravas de Hinchadas Unidas Argentinas y el fenómeno del Fútbol para Todos.

Para ver la versión on line en alemán