1 feb. 2011

Memoria y arte

Mural en Mataderos
La toma del Frigorífico Lisandro de la Torre es más que un recuerdo en la memoria colectiva de los vecinos del barrio porteño de Mataderos. Un 17 de enero de 1959 el presidente Arturo Frondizi, quien ganó las elecciones gracias al voto del peronismo proscripto, mandó a reprimir la huelga de los nueve mil trabajadores de la planta que se negaban a la privatización planteada en la Ley de Carnes. El desarrollismo la sacó en el Congreso Nacional, entre gallos y medianoche, para demostrar su alineamiento con el capital norteamericano.



Una tanqueta tiró el portón central del edificio y decenas de dirigentes gremiales fueron encarcelados bajo el Plan Conintes (Conmoción Interna del Estado). Los obreros de la carne encabezados por Sebastián Borro dieron una lucha que tiene un lugar de privilegio la historia de la Resistencia Peronista, aunque ya es patrimonio del acervo de la clase trabajadora.

Se declaró la huelga general y durante varios días en las calles de Mataderos hubo barricadas contra las fuerzas represivas de la Policía Federal, el Ejército y la Gendarmería. Quien mejor contó esta historia fue Ernesto Salas en su libro La Resistencia Peronista: La toma del frigorífico Lisandro de la Torre. En la película Sur, Fernando Solanas incluyó el conflicto en la trama del personaje que encarnó Miguel Angel Sola y compuso Milonga del tartamudo, que incluyó en el film con la voz de Alfredo Zitarrosa.



El pasado 15 de enero, a cincuenta y dos años de la Toma, un grupo de artistas y militantes hicieron un mural sobre una pared de la calle Coronel Cárdenas, a metros de Avenida de los Corrales, muy cerca de donde estuvo el frigorífico. Durante el día se sumaron los vecinos que recordaban que un padre, un tío o un abuelo participó del conflicto. También las vecinas que apuntaban el papel de las mujeres que levantaban los adoquines de la calle y tiraban bolitas para provocar la caída de los caballos de la policía.
La radio abierta La Milagrosa difundió la actividad y habló Ricardo Borro, hijo del dirigente Sebastián Borro. Como cierre se proyectó el documental Carne viva que dirigió Marcelo Goyeneche.

* Gracias a Andrea Delgado, del Atelier de los Corrales, y a Julio Chirino, de la UB Justo Suárez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario