24 de ago. de 2012


El texto de la escritora y periodista Gabriela Cabezón Cámara que publicó la revista Ñ, en el marco de "Nuevas ficciones argentinas", remite a J. Posadas, un argentino quien fundó el Partido Obrero Revolucionario -Posadista- (POR-Posadista), de notable influencia en el movimiento estudiantil y sindical entre los años '40 y '70. Esta corriente troskista envió militantes internacionalistas a luchar en la guerra de liberación de Argelia, uno de los cuales -obrero metalúrgico de Avellaneda- es considerado un héroe del país africano. En la actualidad su máximo dirigente es León Cristalli, hijo de Homero y conocido por el seudónimo J. Posadas.
En Viaje al interior del Posadismo pueden conocer algunos detalles de la rica historia de esta agrupación que tiene su propia IV Internacional.
 *****
Por Gabriela Cabezón Cámara
Flanqueado por una bandera americana y respaldado por el escudo de la Casa Blanca, se ve reír al gringo con carita de muñeco: una carcajada abierta, roja, como si vomitara una risa que hubiera preferido retener pero se le escapó por los ojos, la boca, la nariz. Desde un ángulo del cuadro, un rayo de luz blanca avanza cilíndrico durante tres o cuatro segundos de película y después estalla como una supernova, todo blanco, se diría que se acabó la película de no ser por las pequeñas manchas de todo film analógico. La supernova se achica y la rodea cada vez más oscuridad hasta que vuelve a verse la escena en cuadros temblorosos. Ahí donde estaba la cara de John Fitzgerald Kennedy hay un agujero negro que humea, enmarcado por pelos chamuscados y las dos orejas curiosamente enteras pero sostenidas por los huesos pelados de las mandíbulas. Alrededor, gente corriendo y una mano que se acerca a la lente hasta que vuelve el negro y ahí sí, el final del corto que me mostró el linyera del Lezama con el que tomaba mate después de correr por el parque. Vivía con los rusos que llegaron después de Chernobyl y que acamparon en el anfiteatro. Trató, y debe seguir tratando, de enseñarles castellano. Con paciencia de revolucionario volvía a empezar cada mañana: estaba convencido de que en sus muchachos, después de todo nietos de los forjadores de los primeros soviets de la Historia, había “una chispa de hombre nuevo”. “Ucranianos”, puntualizó él, León Posadas, como dijo llamarse y como efectivamente se llama, según pude comprobar. Se sentaba en el anfiteatro en posición de loto y se quedaba así una, dos horas. Más tarde, ya pasado el mediodía, leía los diarios que le prestaban los mozos del Británico. En alguno vio una de las pocas entrevistas que me han hecho. Soy escritora y la nota era por mi último libro, Un indignado en la asamblea de la capital marciana , una novela tildada de “oportunista” que, reconozco, pergeñé mientras ardía Europa y el gobierno británico desclasificaba sus Archivos X: los extraterrestres venían a la tierra, concluían, “con fines militares, científicos o turísticos”, es decir, por los mismos fines que viaja cualquiera. León leyó la entrevista, se las arregló para conseguir un ejemplar y una de nuestras mañanas de mate me dijo que la suya sí era una historia para un libro vendedor.



León, por Trotsky, y Posadas, como su dirigente J. Posadas, fundador del Grupo Cuarta Internacional, por una casualidad que él leía como un destino y que acaso lo fuera, me contó lo que no me había contado en nuestros casi dos años de amargos en la plaza. Militante de la IV Internacional Posadista, la de la revolución interplanetaria, venía enfrentando el escepticismo hacía cincuenta años. Por eso su relato empezó en el cineclub del barrio: quería que viera el corto en Súper 8 de la muerte de Kennedy. La otra película, la que conocemos todos, el muñequito abatido por el tiro de un loco mientras pasea en un Cadillac junto a la bella Jackie, es un doble y un happening armado por Hollywood.
“La película de ellos es de mucha mejor calidad”, esgrimió León como prueba irrefutable. “A Kennedy lo mató un arma extraterrestre en manos del primer mártir trotskokamikaze”, me explicó. Sintetizo: fue un japonés apellidado Toyota que no tenía nada que ver con los autos, y terminó pulverizado por las torturas en las cárceles del Pentágono. En el corto, Kennedy se reía de lo que le decía el japonés: que representaba al Partido Socialista Intergaláctico y que le ofrecía la paz a cambio del desarme de su país. Si el gobierno yanqui ocultó el hecho fue porque bastante tenían en 1963 con la URSS de enemigo: no necesitaban que el mundo supiera que la galaxia entera estaba contra los EE.UU. Lo que no sabían, me contó León muerto de risa, es que “¡la galaxia es trotskista y también estaba en guerra con la URSS!”. J.Posadas sí lo sabía y lo dijo a quien lo quisiera escuchar. Fueron pocos. A su manera, lo escuchó la JP, que les cantaba en los 70 en cada marcha que compartían: “No son bengalas/ ni luces de colores/ son los trotskistas/ en platos voladores”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario