30 may. 2010

Sudestada, edición de junio


El enigma Busqued

Carlos Busqued nació en 1970 en Presidente Roque Sáenz Peña, Chaco. Es ingeniero metalúrgico, vivió en Córdoba capital y hace un tiempo se radicó en la ciudad de Buenos Aires. Tiene una rutina de trabajo en la editorial de la Universidad Tecnológica Nacional y es profesor. También tiene un blog. Hace las compras en un supermercado chino del barrio de San Cristóbal y le gusta caminar por la noche. ¿Qué acontecimiento trascendente cruzó su vida para lo mencionen en los suplementos literarios de la Argentina y una parte importante del

mundo? ¿Cuál es el motivo por el cual este muchacho de ojos claros y pinta de gringo contesta una y otra vez que no tiene nada para escribir?

En definitiva, ¿Quién es Carlos Busqued?

“El día 3 de noviembre de 2008, un jurado compuesto por Salvador Clotas, Juan Cueto, Luis Magrinya, Enrique Vila-Matas y el editor Jorge Herralde, otorgó el XXVI Premio Herralde de Novela, por unanimidad, a Casi nunca, de Daniel Sada (México, 1953). Resultó finalista Un lugar llamado Oreja de Perro, de Iván Thays (Perú, 1968).” Esta información sobre los ganadores no significó una buena nueva para Busqued, quien presentó un original al concurso porque “era el único que no exigía una extensión mínima”. No desesperó. Tenía una carta bajo la manga. En su momento invirtió unos pesos para el envío de un texto en formato de novela que le demandó cuatro años de trabajo. ¿Por qué estaba tranquilo? Antes que se conociera la decisión un llamado desde España lo alertó. Del otro lado de la línea le decían que, sin importar el resultado final del concurso, Bajo este sol tremendo sería publicada por Anagrama. El mismísimo Jorge Herralde le dio la novedad a un sorprendido Busqued, quien escuchaba al editor y miraba el estante de su biblioteca con algunos libros de la editorial. Ahí, junto al volumen Charles Bukowsky estaría el suyo. Increíble. En febrero de 2009 apareció la edición española y un mes después llegó a las librerías argentinas.

“Sigo sin notar la repercusión que tuvo en mi vida porque donde me muevo están muy afuera de la literatura; veo algunas notas en los diarios y lo agradezco en el blog, pero lo que leo parece que le pasa a otro”, dice sorprendido.

La nota completa en la edición impresa de Sudestada

No hay comentarios.:

Publicar un comentario